Parábolas de Jesús. Las muchachas descuidadas (# 8)