Parábolas de Jesús. El paralítico de la piscina (# 23)