La alegría de ser ministro de la Eucaristía