Jesús como terapeuta. La fuerza sanadora de las parábolas