Dios nos espera siempre. El pecado, la misericordia y la conversión