¿Soledad y depresión? Una estrategia desde la Logoterapia